Sin categoría

El estrés es una dolencia que afecta a millones de personas en todo el mundo. En el mundo occidental y en la sociedad tan ajetreada en la que vivimos es común que millones de personas sufran de estrés y que con el paso del tiempo esto pueda derivar en problemas de mayor gravedad como ansiedad o episodios depresivos. El estrés además impide un descanso reconfortante y saludable.

Para acabar con el estrés existen muchos remedios, pero el que más nos interesa en esta ocasión es el siguiente, algunos consejos sobre aromaterapia. Los bálsamos de aromaterapia son una alternativa natural para aliviar el estrés. Se trata de bálsamos que concentran las propiedades de los aceites esenciales y que se pueden inhalar o bien aplicar directamente sobre la piel.

Bálsamos aromáticos para reducir el estrés

Algunos aromas y fragancias naturales de plantas como la lavanda, la manzanilla o la mejorana forman la base de la aromaterapia como remedio alternativo para combatir episodios de estrés y ansiedad.

En muchas ocasiones es necesario y sano acudir a estos bálsamos y seguir estos sencillos consejos de aromaterapia que suman salud y bienestar emocional, pues ayudan a conciliar el sueño, mejorar la concentración, reducir el estrés y la ansiedad, la fatiga y favorecer la relajación.

Consejos de aromaterapia para utilizar bálsamos aromáticos

La aromaterapia no es una terapia menor, sino que requiere de cierta preparación y formación. En esta disciplina se utilizan aceites esenciales de máxima calidad, puros y sin adulteraciones.

Existe en el mercado una amplia variedad de bálsamos de aromaterapia para todo tipo de dolencias y que persiguen todo tipo de propósitos: dormir mejor, reducir la fatiga mental, aumentar la concentración, relajar el sistema nervioso, reducir el estrés, estimular la creatividad, reducir las molestias ocasionadas por los dolores de cabeza y la tensión muscular…

Muchos de estos productos están elaborados en un formato práctico para llevar siempre a mano y se pueden aplicar en las sienes, el pecho, la nuca, las muñecas o los hombros.